Originally published in Spanish in the newspaper ¡Exito!, Chicago, 6 de agosto de 1998, p. 37. Originally published in English in the magazine Art Nexus, No. 31, February ­ April 1999, pp. 119 and 120.


Palabras sin reposo

Por Pablo Helguera

Pocos artistas en Chicago tienen la creatividad indagadora del brasileño Eduardo Kac, un artista que ha pasado de hacer holografia a programas de computación, de instalaciones a eventos de performance. En uno de ellos, Kac se instaló quirúrgicamente en el muslo y a la vista del público un microchip de computadora, que lo registraba en un archivo electrónico de ganado utilizado para localizar animales perdidos. Asimismo, Kac inventó un robot electrónico (que llamó "Ornitorrinco") que puede ser controlado a control remoto por varios usuarios a través de la internet.

Los varios experimentos de Kac en la poesía, la holografía, la computación y la robótica muestran no sólo su inquietud y curiosidad creativa, sino también reflejan los intereses claros, centrados y rigurosos de una inteligencia sensible que es atraída por la seducción de lo nuevo, pero que no pierde el fondo de la poética literaria y visual.

Curiosamente, y a pesar de que Kac ha pasado muchos de sus años de formación en Chicago (primero como estudiante y luego como profesor en el Instituto de Arte de Chicago), la mayoría de sus proyectos de exposición los ha realizado en otras ciudades. Después de una breve ausencia de Chicago, Kac regresa con nuevas energías e interés de exponer en esta ciudad. Esto se puede apreciar en la exposición que presenta en la galería Aldo Castillo, 233 W. Huron St., titulada Language Works y curada por Julia Friedman.

En la exposición, el espectador puede adquirir un botón de muestra de la fascinación constante de Kac por una serie de temas: uno de ellos es la manera en que funciona el lengueje, la frontera entre lo visual y lo textual y entre lo tecnológico y lo literario. Desde sus primeros años, Kac investigó el lenguaje a través de la holografía, un medio que permite presentar una imagen determinada de manera tridimensional con sensación de movimiento.

A partir de ese medio, Kac trabajó por 10 años en el desarrollo de lo que denominó holopoesía: poemas que se pueden leer de manera distinta dependiendo de la dirección o posición en la que uno esté. Sin duda, una de las bases de la obra de Kac ha sido el importante legado de la poesía visual brasileña e internacional. Posteriormente, como se ve en Language Works, Kac buscó otros tipos de interactividad a través de los programas de computación.

En esta exposición, el espectador puede entrar en un programa a través del cual puede leer un poema de muchas maneras distintas, dependiendo de las decisiones que uno tome al hacer click en la pantalla. El crear un poema con muchas opciones de lecturas (lo cual tiene una tradición literaria en Latinoamérica: basta recordar Rayuela, de Julio Cortázar, o Blanco, de Octavio Paz) obliga al lector a ser más activo y creador de significados.

Las obras tienen orígenes conceptuales complejos. Por ejemplo, otra obra titulada UPC, consiste en un video proyectado en la pared con letras diagonales que cruzan la pantalla, formando frases como "Nothing Above to Left or Right Nothing Below (Nada sobre la izquierda o la derecha nada abajo)."

Kac demuestra un gran conocimiento de las teorías de la semiótica y provee explicaciones notables de sus experimentos. Aunque sí es difícil imaginar que algún espectador podría advertir las conexiones entre esta obra y el hecho de que, como menciona el artista, "esta obra toma una posición nihilista", sugiriendo que las dicotomías rígidas del pasado -- tales como la izquierda y la derecha políticas o el arriba (cielo) y el abajo (infierno) religiosos -- ceden ante las fuerzas económicas. El título de la obra, UPC, son las siglas de universal product code .

Visto de esta manera, el poder final de las obras de Kac radica, no necesariamente en la estructura conceptual que le da a luz -- la cual es la base de la inspiración del artista, pero no el punto de entrada del espectador --, sino el impacto de la dimensión poética que le es inherente. No se necesita ser un especialista en semiótica para entender que hay un lenguaje, tanto visual como literario, en estos aparatos fríos que son las computadoras. Por un momento podemos olvidarnos que estamos ante una pantalla electrónica y tener un pequeño momento de ilusión del espacio poético.

Después de todo, no se trata de explicar, sino de presentar una infraestructura que dé lugar a una multiplicidad de experiencias e interpretaciones. Wittgenstein pensaba que el lenguaje solo era útil para que nos diéramos cuenta de su ineficacia para describir el mundo: "solo estoy describiendo el lenguaje, no estoy explicando nada". En el caso de Kac, el lenguaje tampoco es definitivo, pero tampoco inútil: su utilidad radica en ser muchas cosas posibles al hacernos navegar en el seductor laberinto de sus obras.


Pablo Helguera is the Director of Education of the Guggenheim Museum, New York.


Back to Kac Web