El País - Barcelona - 22/01/2012


Una flor con ADN de artista

Eduardo Kac, fascinado por la hibridación, exhibe sus obras transgénicas en la Galería Kourochkina

ROBERTA BOSCO

Fascinado por la hibridación y combinación entre especies diversas, en 1997 el brasileño Eduardo Kac se implantó en una pantorrilla un chip que desde entonces transmite datos. Nueve años después, esta acción, denominada Time capsule, le valió el primer Premio ArcoBeep de arte electrónico, que se otorga en la feria madrileña. Sin embargo, lo que le catapultó a la fama internacional fue Alba, una coneja a la que el artista inoculó el gen de la ameba para que brillara en la oscuridad con luz verde fluorescente.

Sus obras era tan atípicas que para poderlas clasificar hubo que acuñar una nueva definición: arte transgénico, una denominación que reúne un conjunto de intervenciones tan respetuosas y éticamente irreprensibles que ni siquiera los defensores de los derechos de los animales le presentaron batalla. "El problema de las investigaciones transgénicas es que se trabaja para favorecer a las empresas y no en beneficio de las poblaciones y los países donde se muere de hambre", indica Kac.

Su última obra experimento artístico es Edunia, un híbrido que, tal como indica su nombre, surge del gen de Eduardo y el de una petunia. La flor, propiedad de un coleccionista francés, se exhibe en la galería Tatiana Kourochkina de Barcelona hasta el 24 de marzo, en la exposición titulada Kac: Alba & Edunia, que reúne sus dos principales proyectos, GFP Bunny y Natural history of the enigma.

Los trabajos de la serie GFP Bunny son fotografías, dibujos, pinturas, esculturas y animaciones protagonizadas por la coneja fluorescente. Se exhiben junto a una serie de lagoglyphs, una especie de escritura conejo-gráfica formada por pictogramas, técnica que Kac utilizó ya en obras precedentes. La segunda serie, además de la flor en su maceta, comprende bolsitas de semillas con las instrucciones de uso y envoltorios serigrafiados originales, numerados y firmados. "Los paquetes de semillas son como una escultura y también tienen imán para que se puedan colgar. Además mi idea es que Edunia sea sólo la primera de su especie, quiero crear otras plantimales, es decir plantas con características animales", explica Kac.

Desde sus primeros trabajos de telepresencia hasta sus proyectos de bioarte más recientes, Kac ha fijado su objetivo prioritario en establecer una comunicación entre todos los organismos vivos, en instalaciones que a menudo requieren la participación activa del público presencial o a través de Internet. Ahora está trabajando en unos libros de artista, con páginas hechas de una mezcla de vidrio y papel, que en vez de textos encierran aromas. "Hay 12 composiciones, cada una con su universo semántico, solo que la obra no es palabra ni dibujo, solo olor", concluye Kac.

© EDICIONES EL PAÍS S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid [España]


Kac Web